Transformación digital

Transformación digital

Estamos viviendo una época en la que la transformación digital está de moda. Aparece en todos los medios: sociales, impresos, tv, radio… Hasta en alguna tarjeta de visita que otra. No cabe duda que la irrupción de la tecnología en la sociedad es cada vez más patente y que ha venido para quedarse. Es evidente que el grado de madurez digital de la sociedad es cada vez mayor, sobre todo en los países desarrollados. El indicador más llamativo de este hecho es la cantidad de smartphones que se compran/usan diariamente. Y parte de esa sociedad no solo la componen los individuos de a pie, sino también las pymes. 

¿Cúal es el grado de madurez digital de las pymes? ¿Cuán preparadas están para afrontar el reto de suplir las necesidades de un cliente cada vez más exigente y maduro a nivel digital?

Qué es la transformación digital

La transformación digital es el cambio asociado con la aplicación de tecnologías digitales en todos los aspectos de la sociedad humana.

Wikipedia

Dicho en otras palabras: la transformación digital es la constatación de la innovación en todas las capas de la sociedad. Si la innovación es igual a ideas y tecnologías que se implantan y se usan de manera naturalizada, la transformación digital es un cambio cultural impulsado por dichas innovaciones tecnológicas. La contínua evolución de la cultura digital hace que la manera de vivir mute continuamente y en el caso de las tecnologías, su impacto es cada vez mayor.

La era de la transformación digital para empresas

La digitalización en las empresas ¿opción u obligación? La transformación digital de una empresa es la utilización asidua y naturalizada de tecnología digital en todas las capas y departamentos de una empresa, que como consecuencia, termina mutando la forma en que realiza su actividad empresarial hasta llegar aportar valor a sus leads y clientes. Pero… El proceso conlleva en muchos casos un profundo proceso de cambio que provoca muchas incógnitas:

  • ¿Es obligatorio?
  • ¿Están las empresas preparadas para acometer dicha transformación digital?
  • ¿Qué procesos se siguen a la hora de realizar una transformación digital en las pymes?
  • ¿Se realiza de manera adecuada y reflexiva?
  • ¿Hay un objetivo concreto en dicha transformación digital o está provocada por el ritmo de la sociedad?

Para responder a estas incógnitas, debemos hacer consciente que el proceso de digitalización de las marcas debe ser gradual y empático para con todos los agentes implicados. Hay que reflexionar sobre qué factores pueden determinar una buena implantación de un proceso de transformación digital.

Los 5 pilares de la transformación digital

5 pilares de transformación digital

1. La cultura.

Hablamos de comunicación interna. La forma de trabajar, de comunicarnos asertivamente es la que determina el grado de cultura corporativa de una empresa. No hay cultura digital si las personas que componen las organizaciones carecen de la misma. Por ello, en búsqueda de la transformación digital las organizaciones deben estar abiertas a activar en las personas la apertura, experimentación, escucha activa y comunicación entre otras.

2. El prosumidor.

La consciencia de lo que es nuestro target o cliente y su cultura digital es primordial en la búsqueda de alinear nuestra comunicación externa. Saber su discurrir emocional y estar en todos los procesos que determinan su madurez hacia la venta es también un indicador de nuestra madurez digital. Da igual el modelo de negocio: B2B, B2C, B2Z… la madurez de mis procesos de creación de producto, oferta de servicio y la comunicación externa, deben estar como mínimo, tan maduros como los de los clientes a quienes nos dirigimos.

3. Los nuevos modelos de negocio.

Los nuevos jugadores en mercados ya existentes pueden llegar a cambiar las reglas del juego de la transformación digital. No hay más que ver cómo han cambiado sectores como el reparto de comida a domicilio con apps tipo Just Eat o Uber Eats haciendo que estos nuevos jugadores empiecen con una ventaja competitiva muy importante.

4. Vigilancia competitiva.

Los datos recogidos mediante la monitorización de los procesos internos y externos deben estar unificados en un panel de control afín al modelo de negocio. Los indicadores (KPIs) recogidos nos ayudarán a saber si vamos por el buen camino. Saber qué medir y para qué lo medimos nos da una radiografía del Customer Journey o Viaje del Consumidor, además de aumentar nuestra cultura digital. Por eso, la transformación digital debe ser controlada y medida en todo momento.

5. La innovación.

La cultura digital del cliente es clave como hemos comentado. La integración de la inteligencia competitiva (IC) ayuda en la toma de decisiones eficaces. Es dicha IC la que es más susceptible del uso de procesos innovadores como el Business Intelligence, Design Thinking o el Lean Startup. Todo ello nutrirá de valor añadido al Customer Journey que hacen tus clientes. 

Página web de empresa

Un sitio web es el punto neurálgico de tu actividad como marca en internet. Al ser el único canal que controlas íntegramente, los esfuerzos de derivación de tráfico mediante canales de terceros como redes sociales, campañas de publicidad de pago en Google Ads o social media ads, email marketing o link building, deben confluir en tu propio dominio. Tu casa en internet. El único canal que controlas totalmente y donde puedes hacer y deshacer en función de las necesidades de tu negocio.

¿Para qué sirve una página web?

Cada web debe responder a las necesidades únicas de cada proyecto. Al igual que no es lo mismo un blog que una web corporativa o una tienda online, el público de cada tipología de negocio difiere de un proyecto a otro. Por este motivo cada web debe estar pensada desde el principio para cubrir la necesidad específica de cada proyecto. Desde un punto de vista no egocéntrico del negocio, dichas necesidades cubrirán las necesidades del target elegido.

Lejos queda ya la época en la que estar por estar valía. Hoy en día, tener un sitio web bien pensado a nivel visual y de embudo de conversión, no sirve de nada si no conseguimos atraer una cantidad de visitas suficientes como para conseguir leads y conversiones. Es decir, que venda.

La transformación digital y la estructura de los canales digitales de una empresa

Por este motivo un sitio web por sí solo no sirve de mucho. Es necesario trabajar bien los canales en los que está tu público objetivo para alimentar el embudo de conversión. Para atraer visitas a la parte superior del mismo para conseguir que un porcentaje de estas visitas, acaben convirtiendo. 

Diseño paginas web

El diseño de páginas web debe responder, por tanto, a una necesidad concreta, a unos objetivos y metas que se haya planteado conseguir para la marca. El sitio web es, como ya hemos comentado, una pieza fundamental de nuestra estrategia digital. Es nuestra el punto de referencia de nuestra marca en internet. Pero no debemos olvidar que, como herramienta que es, debe servir para un fin.

El diseño de páginas web es altamente adaptable. Desde webs estáticas hasta eCommerce pasando por blogs, landing pages o micro sites. Elegir entre todas estas posibilidades no debe hacerse a la ligera ya que la forma que elijamos para mostrarnos a nuestro consumidor puede ser decisiva. 

El consumidor

Una web debe estar únicamente orientada a responder la necesidad de adquirir un producto o servicio. Piensa en una tienda tradicional a pie de calle, de las de toda la vida. Habrá ocasiones que, quien entre, cogerá el producto, pagará y se irá. Sin embargo, habrá otras muchas veces en las que quien entra no tiene claro qué comprar ni si lo que ofreces le va a servir o no. Al final cualquiera que adquiere un producto o contrata un servicio, lo hace para suplir una necesidad. Y hablar con la persona que atiende a la clientela es la forma más directa en una tienda de resolver sus dudas.

Volvamos al entorno digital. Aunque, efectivamente, existen métodos de contacto a disposición de los consumidores como chats, teléfonos, mails o formularios de contacto, el principal problema reside en conseguir que lleguen a ellos. Y es precisamente ahí donde entra en juego la estrategia digital.

Marketing de contenidos

Una investigación de palabras clave o keyword research arrojará luz sobre cómo se busca lo que tu marca ofrece. Y créenos, por mucho que tengas claro que se busca de una forma concreta, te sorprenderás de la imaginación que tiene quien busca en Google a la hora de realizar una búsqueda. Gracias a este keyword research, tendremos los pilares de nuestra estrategia de Marketing de Contenidos o Inbound Marketing.

Esta estrategia está centrada en los usuarios. En cómo buscan. En qué palabras utilizan. En ayudarles proporcionando información de calidad por parte de alguien que controla la materia.

Si volvemos a buscar similitudes entre el entorno físico y el digital, veremos que la relación de confianza que se establece con un pequeño comercio cuando te explican todo con calma y te ayudan a tomar una decisión sopesada, se puede replicar con contenido escrito para el entorno digital. Hoy en día las personas utilizan internet para informarse y, estar ahí para ellas justo cuando lo necesitan, hará que poco a poco, vayas ganándote un hueco en su mente como una fuente fiable de información para la temática que controles y en la que quieras que tu marca sea referente.

La guerra de precios

En un mundo en el que tu competencia ofrece un producto o servicio idéntico al tuyo, tener precios competitivos es una forma estupenda de atraer clientes… y de poner en riesgo la rentabilidad y viabilidad de tu proyecto.

La guerra de precios no es una buena opción cuando peleas por la atención del público en internet. SIEMPRE va a haber alguien que ofrezca el mismo producto o servicio a un coste menor. La forma de poner en valor lo que ofreces debe apartarse del precio y asociarse a otros factores.

Guerra de Precios en el mundo digital

El posicionamiento en el mercado mediante especialización u ofreciendo un valor añadido es una forma de conseguir esa diferenciación necesaria para alejarse de la guerra de precios.

CRO: la consecuencia de una buena transformación digital.

El “Conversion rate optimization” (CRO) u optimización del ratio de conversión hace referencia a las acciones que los usuarios o clientes realizan cuando interactúan con la empresa. Conversión es igual a lo que la empresa decide que es conversión: venta, logro de lead, interacción en redes, reseñas y un largo etcétera son ejemplos del mismo.

El CRO y la transformación digital

Un proceso de transformación digital de la empresa implantado con criterio, puede hacer que el ratio de conversión aumente al ritmo que la cultura digital de la empresa aumenta. Cuanto más medidos tenemos los procesos y más conscientes están los agentes internos y externos implicados, mayor será nuestra visión del negocio. Y a consecuencia de ello, la transformación digital será un tren del que la empresa no se podrá ni querrá bajar.

¿Necesitas realizar un proceso de transformación digital?

Si no eres consciente de la cultura digital de tu empresa, ni de los beneficios potenciales de emprender un proceso de transformación digital, estamos a tu disposición. Entendemos que no es fácil controlar los factores que determinan un buen aterrizaje al mundo digital. Además, muchas veces no sabemos ni cuales son los agentes que afectan al proceso de digitalización de una pyme o una marca.

Pregúntate lo siguiente: 

  • ¿Necesitas una web? ¿Seguro?
  • ¿Necesitas un eCommerce? ¿O necesitas que tu tienda física venda online?
  • ¿Necesitas redes sociales? ¿O necesitas determinar cuales son tus canales de comunicación eficaces?

Si no tienes claro cuáles son las respuestas a  estas preguntas:

Transformación digital
Scroll hacia arriba